Hacemos análisis independientes de los productos que recomendamos. Algunos enlaces del artículo son afiliados: pueden generar un beneficio a bebes.unoSaber más.

Las rabietas infantiles entre el año y los 2 años de edad: porque suceden y cómo controlarlas

¿Sabías que las rabietas infantiles entre el año y los 2 años de edad son perfectamente normales? Vamos a ver porque se producen las rabietas y cuál es el mejor modo de actuar ante ellas.

Porque suceden las rabietas

Las rabietas infantiles entre el año y los 2 años de edad: porque suceden y cómo controlarlas

Las rabietas son muy frecuentes en todos los niños durante el primer año de vida y hasta el segundo. Es la manera que tiene el niño de expresar unos sentimientos que todavía no sabe como comunicar con fluidez, y son un paso más en el proceso de maduración que va sufriendo.

  • Normalmente, el niño solo quiere llamar nuestra atención ante determinadas frustraciones o necesidades que no están satisfechas, y  muchas veces solucionaremos el problema ofreciéndole un poco de cariño y atención.

¿A qué se deben las rabietas? Surgen por no poder tener algo en un momento determinado, por sentimientos de incomprensión, por el descubrimiento de los límites impuestos, por no entender el comportamiento adulto…

Las rabietas ayudarán al niño a madurar su personalidad y a tratar con otros niños y adultos, y suelen tener lugar ante la persona que les cuida habitualmente.

¿Cómo evitar algunas rabietas?

Cómo ante muchas situaciones con nuestros hijos, lo principal siempre será mantener la calma. Hay que dar ejemplo a nuestros hijos, hay que transmitir tranquilidad y ayudar a plasmar esos sentimientos de nuestros hijos de una manera distinta.

Algunos consejos:

  • Algo muy importante, es que hay que ser coherente con los límites que hemos impuesto. No hay que confundir al niño permitiéndole hacer una cosa un día y luego prohibiéndosela al día siguiente.
  • Deja que tu hijo tome sus propias decisiones. Evita decirle que no a todo
  • Dile a tu hijo que bien lo ha hecho cuando se comporte bien

Hay que hablar y dialogar con ellos manteniendo constantes los límites que hemos decidido establecer. No servirá de nada enfadarnos mucho con nuestros hijos si rompen un jarrón un día en casa de un amigo, y luego no enfadarse si hace lo mismo en casa.

En estas edades no sirve mucho enfadarse y gritarle, sobre todo porque lo van a olvidar en cuanto pasen unas cuantas horas por lo que siempre será más efectivo que nos mantengamos firmes y que intentemos razonar con él.

Hay un libro muy interesante, «Ni rabietas, ni conflictos:Soluciones fáciles y definitivas para problemas de comportamiento de 0 a 12 años» de Rosa Jové que nos puede proporcionar muy buenas pautas para gestionar estos episodios.

Libro: Ni rabietas, ni conflictos:Soluciones fáciles y definitivas para problemas de comportamiento de 0 a 12 años
Compra en Amazon España


Algunos trucos:

  • Si vamos al supermercado podemos implicarle mientras compramos: podemos decirle que coja algún producto y nos lo dé.
  • Si el niño nos pide algo de manera poco correcta, no hay que hacer lo que nos pida.
  • Si el niño ve que enfadándose consigue que le compremos algo, repetirá esta actitud una y otra vez.
  • Hay que hablarles con suavidad pero firmemente.
  • Siempre hay que mantener la tranquilidad.
  • Hay que ser constantes y al final estos episodios de rabia irán desapareciendo.
  • Hay que empatizar con el niño e intentar comprender por qué ha tenido la rabieta. Si lo averiguamos, podemos ponerle palabras a su frustración y explicárselo con calma.
  • Una causa muy común de las rabietas son los celos entre hermanos. Uno de ellos buscará la atención de los padres, ya que siente que no está siendo especialmente atendido por ellos. Para evitarlo, podemos mostrarnos cariñosos con él y ofrecerle nuevos estímulos para que se distraiga.

¿Qué podemos hacer si el niño tiene una rabieta?

En todos los casos deberemos dejar que el niño se tranquilice por sí mismo. No hay que presionarle o gritarle porque eso lo único que hará será ponerle más nervioso.

  • Intenta distraer a tu hijo con otra cosa para que se le olvide el enfado.
  • Dale entre 2 y 5 minutos para que se calme.

Si además se pone a llorar o dar golpes o patadas, lo mejor será que sujetemos al niño hasta que se calme explicándole que no debe hacer eso con voz firme y manteniendo siempre la tranquilidad. El niño al final entenderá que así no va a conseguir nada y que su comportamiento no es el adecuado.

La mayoría de los niños dejan de tener rabietas sobre los 3 años y medio. Si pasa de los 4 años y sigue teniendo rabietas, considera la posibilidad de consultar a un médico.

Tienes más información en: Temper tantrums in toddlers: How to keep the peace

Última actualización el 2024-04-22

Foto del autor

Ivan Benito

Apasionado de la lectura y los viajes, padre de unas niñas mellizas, experto en tecnología e informática y fan de los juguetes y productos infantiles que ayudan a los papas y mamás durante su duro y apasionante viaje por la paternidad / maternidad. Desde el año 2007, me he dedicado a crear páginas web sobre todo tipo de temáticas compartiendo mis conocimientos y opiniones. Si tienes alguna duda... ¡Pregúntame!

¿Tienes dudas sobre maternidad o sobre bebés? ¿Quieres conocer cuáles son los mejores productos para tu embarazo, los mejores juguetes y juegos para niños, o que necesitas para cuidar a tu hijo? Estás en un buen sitio. Déjanos tus comentarios y preguntas. Bebes.uno es soportado por sus lectores. Saber más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.